El resfriado es algo muy común que ocurre con cierta frecuencia en nuestras vidas, ya sea por contagio o por causas naturales. Normalmente la congestión nasal suele durar muy pocos días, pero en otras ocasiones se puede demorar hasta incluso semanas, con el consiguiente problema que genera puede generar no respirar y la aparición de mocos en el oído que también es algo muy molesto.

Pero te has preguntado alguna vez ¿por qué tenemos los odios taponados por mocos?. Esta pregunta que tiene fácil respuesta, además debes estar tranquilo porque no es ningún problema que requiera de mayor importancia. La razón es porque tanto el oído como la nariz están conectados por el mismo conducto y en ocasiones este conducto queda obstruido por la mucosidad.

Mucosidad en el oído

Generalmente la mucosidad producida en catarros o resfriados es la principal causa de que tengamos los oídos tapados. Esto ocurre porque las trompas de Eustaquio están interconectadas directamente con la fosa nasal, lo que conlleva a que este conducto acabe obstruyéndose normalmente en los casos de sinusitis o de resfriado.

Los oídos tapados por gripe es algo muy común tanto en adultos como en los niños. Aunque el que realmente sufre con este problema son los bebés. Los más pequeños son las víctimas más comunes de esta problemática, y esto se debe a que cuando somos pequeños tenemos mayores niveles de mucosidad en nuestro cuerpo que se genera como mecanismo de defensa y porque las trompas de Eustaquio todavía no permiten deglutir de igual forma que un adulto.

10 Remedios caseros para destapar los oídos tapados por gripe

Para acabar con el oído taponado por mocos se pueden usar varios remedios caseros como solución que pueden llegar a ser muy efectivos, pero que en algunas ocasiones pueden llegar a no ser suficientes para tratar el problema, en cuyo caso deberíamos acudir directamente a un médico.

Si quieres conocer cuáles son nuestros consejos para eliminar los mocos del oído, aquí te dejamos los más eficaces:

1. Limpia tu nariz frecuentemente

Es muy importante llevar una buena higiene nasal. Para ello procura sonarte con frecuencia la nariz, utiliza suero fisiológico si es conveniente o agua con sal que te ayude a drenar la mucosidad de las fosas nasales y tener un oído limpio.

2. Inhalaciones de vapor

Otra de las tácticas que funciona muy bien para eliminar la mucosidad del oído y aguar la mucosidad es realizar inhalaciones de vapor de agua. Es una operación muy sencilla, tan sólo tienes que poner en un recipiente agua muy caliente y mediante la ayuda de una toalla sobre tu cabeza realizar inhalaciones para desatascar la nariz.

3. La maniobra de Valsalva

En alguna ocasión hemos hablado de ella. Se trata de una maniobra muy sencilla, se debe respirar con la boca y la nariz tapadas, esto origina una presión de aire en el interior que ayuda a que se mueva hacia las trompas de Eustaquio. Normalmente cuando se practica esta maniobra se produce un chasquido en el oído al equiparar el aire del oído externo con el interno.

4. Maniobra de Toynbee

Esta maniobra es muy parecida a la de valsalva, pero en este caso en vez de expulsar aire, tomaremos un trago de agua previamente sin ingerirlo y tras taparnos la nariz tragaremos el agua que tenemos en la boca.

5. Mascar chicle

El simple hecho de masticar un chicle puede ser muy efectivo para ayudar a abrirse a las Trompas de Eustaquio.

6. Bostezar o comer

Lo mismo ocurre con el bostezo o comer, ambas actuaciones pueden servir para reducir la presión de aire en las trompas de Eustaquio, favoreciendo la eliminación de la mucosidad.

7. Ingerir leche

La ingesta de leche puede contribuir a también a la descongestionar los oídos por mocos, esto se debe a los componentes que contiene, como son sodio, fósforo o la vitamina b12.

8. Usar un spray antihistamínico

Si alguno de los anteriores métodos no te ha solucionado el problema, puedes probar también el uso de un spray antihistamínico, probar con algún antigripal o en determinados casos hasta con un aerosol nasal. Aunque para el uso del aerosol nasal, es conveniente que previamente lo consultes con tu médico de cabecera.

9. Utiliza un humidificador

El humidificador ayudará a tener un ambiente más húmedo y menos seco en tu casa. Esto te ayudará a que tengas más despejada la nariz.

10. Acudir a un médico

Si después de probar todos estos remedios ninguno te ha funcionado y la sensación de tener mucosidad en el oído persiste, es necesario que acudas a tu médico de confianza, el cual podrá auscultarte y recetarte aquellos medicamentos que considere oportunos y puedan ayudarte a limpiar y destapar tus oídos.